domingo, 4 de diciembre de 2016

¿Por qué me desagradan las películas del Hobbit?

Porque no son películas, son anuncios de la trilogía original. He leído la novela y sé que no da para una adaptación sin cambios a no ser que sea un poco desastrosa como la animada de Rankin y Bass. Se nota que es un intento descarado por parte de Warner para llenar el hueco que Harry Potter dejó y lo hicieron en dos partes por "Las Reliquias de la Muerte".

De hecho, me gustarían muchísimo más si fuese una duología que quitara el relleno innecesario, cameos de personajes que no aparecían en la novela y esa ridícula subtrama amorosa. Desde un punto de vista narratológico, tendría más sentido que la primera película terminase con la llegada a la Montaña Solitaria y la segunda fuese todo lo demás.

La primera película es la adaptación más lógica porque es básicamente lo que he explicado y tiene la mayor cantidad de escenas memorables de la novela. Se nota que Gillermo del Toro puso los parámetros cuando iba a adaptarla él en dos partes en vez de Peter Jackson. Es muy gracioso porque cubre un 75% de lo que quieres ver en una adaptación cinematográfica del Hobbit. ¡Y aún así tiene un ritmo muy irregular! Aunque es de agradecer que sea la de menos relleno. Pero el jefe orco es un villano aburridísimo que en la novela creo que lo mencionaban una vez al final y ya, no era necesario expandir su dong. Es un sándwich de mierda: principio y final buenos, nudo con escenas divertidas a ratos y sequel-teasing obvio.

La segunda es mi favorita porque tiene el ritmo más regular o consistente. Un problema con la novela original es que se reduce a un viaje en el que solo tiene importancia el principio y el final. Podrías eliminar los trolls, trasgos, arañas y demás obstáculos hasta llegar a Smaug y la trama poco cambiaría, sería simplemente un relato corto. La primera tiene ritmo irregular por eso, mientras que la segunda solo se siente rompe-ritmos, referente a las cosas que sí están en la novela, con lo de las arañas al principio. Pero lo perdono porque es reminiscente a los principios de 007 o Indiana Jones y tiene character-development. Es decir, lo veo más como un tropo cinematográfico que una estrategia de marketing. Las mejores escenas de la trilogía están aquí: el descenso de los barriles, la lucha contra Smaug... Me hace perdonar la subtrama amorosa crepuscular.

Pero la tercera es tan mala que me hace desear la eliminación del relleno innecesario para tener solo dos películas fieles a la novela. La tercera es nivel AMvs, pero de 20 minutos mínimo, parece una auto-parodia. Se nota mucho que se quedaron sin ideas y querían justificarse con tie-ins a la trilogía original tan batlantes que George Lucas se levantaría a aplaudir. No recuerdo nada bueno de esta película salvo probadas de escenas que podrían molar mucho pero luego no las llevaron a cabo como Sauron o los gusanos gigantes. Me hizo ver un patrón en las trilogías de precuelas como Animales Fantásticos.

Una versión resumida de mi opinión es la de Your Movies Suck, pero muy resumida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario