jueves, 22 de diciembre de 2016

El carlista que casi cambia España

“Sangre de guerrillero” noveliza al general Palillos

“Sangre de guerrillero” es el quinto libro del joven escritor Alain Martin Molina, basado en una desconocida figura carlista que casi evita dos siglos de avances perdidos en España. La alcaldesa Aintzane Urkijo y el escritor y profesor Pablo Zapata acompañaron a Alain durante la presentación en la Casa Torre. El Ayuntamiento de Santurtzi agradece que el pueblo y su gente fuesen tomados en cuenta a pesar de haberse presentado el libro previamente en Madrid.

El ex profesor de Alain también se siente honrado por su invitación y la carrera de su alumno, que también se expande a artículos y cuentos. Aclama el formato físico de la novela por la editorial Almud para justificar que nadie pida muestras gratis, “porque no crecen en un árbol”. Antes de explicar el trasfondo histórico, anuncia que el libro le enganchó desde el primer capítulo.

La novela se basa en las dos Españas por las guerras carlistas entre Isabel II y Don Carlos. Pablo Zapata exclama que Fernando VII trajo lo peor al reino con opresiones a judíos y una Constitución tan inapropiada que España se volvió el país de los frutos tardíos. El discurso del novelista finaliza “a los siete minutos para no alargarlo” con una reflexión sobre la fuga de cerebros. Explica que nadie sabe sobre la guerra porque leen pocos libros y solo los escritos por ganadores. “España lee con el Índice de la censura”, elabora, “los extranjeros escriben más objetivamente”.


El retorno cultural a España

La mitad de los hogares españoles no reciben libros ni periódicos porque “los ingenieros solo saben de Ingeniería”. Pablo Zapata contextualiza “Sangre de guerrillero” en años donde las mentes ilustres y brillantes abandonaron España y no volvieron hasta 1875. La Guerra Civil Española supuso otro ejemplo de lo mismo al perder el 80% de intelectuales por muertes o exilios.

Antes de “una hora sobre nada”, Pablo Zapata cede la palabra a Alain Martin Molina, quien comenzó a escribir su novela en enero de 2015. Imita a su tutor levantándose y bromeando que fue invitado por los discursos como en las presentaciones de novelas pasadas: “La búsqueda de Yannick”, “El pasado fue una guerra” y “Un camino hacia Santurtzi”.

La antepenúltima novela también es histórica, ambientada en la Guerra Civil Española. Un matrimonio manchego de abogados sugirió a Alain que escribiera una novela sobre el carlismo bajo Madrid porque solo existía un libro al respecto. Los carlistas bajo Madrid no pasaron a la cultura popular española, por lo que Alain convirtió en protagonista a “un tal Palillos” que aparecía esporádicamente en documentos a partir de 1833.

La novela se centró en él, rellenando los huecos de la Historia con ficción, porque casi cambia el presente al reunir siete mil carlistas puerta por puerta a kilómetros de su origen. El gobierno de Madrid pudo haber sido sometido si Palillos hubiera atacado por el sur a la vez que Zumalacárregui por el norte.


Identidad arrebatada por perder guerra

El carlismo defendía el conservadurismo, por lo que Cánovas del Castillo castigó eliminando los fueros tras ganar la última guerra carlista. Quince años después, el PNV fue fundado para intentar retomar una identidad arrebatada por perder la guerra. Los isabelinos no se antagonizaron tanto al sur de Madrid porque tenía un sistema de guerrillas y sabotajes a tropas.

Alain Martin Molina descubrió que el carlismo sigue existiendo hoy día tras visitar el Museo Carlista de Estella. La ideología se heredó porque piden la descendencia de Don Carlos en el trono, especialmente porque la Constitución Española se debe cambiar para que las hijas de Felipe VI reinen.

“Sangre de guerrillero” realiza la misma transición de pasado a actualidad porque los carlistas pasaron a la historia como derrotados “sin estatuas ni nombres sonados”. Alain define que la mayor complicación de escribir ficción histórica es el no ser historiador y que solo basa el argumento en ello.


Pasión por la Historia

Una profesora define “Sangre de guerrillero” como una novela experimental por la forma en la que utiliza la imagen de la mujer como pasó a la Historia: a la sombra de un hombre importante. La mujer de Palillos es la coprotagonista que apoya al héroe para que no pierda la noción del bien.

El abuelo de Alain Martin Molina exclama entre la audiencia “nada es mejor para la mente humana que discurrir”. El escritor bromea que no se gana la vida escribiendo por si acaso, ya que los procesos editoriales “son eternos” y llenos de fallos. Pablo Zapata advierte que los buenos escritores deben eliminar mucho contenido y no pueden releer sus novelas antiguas de la vergüenza.


Alain quiere descansar antes de pensar en su siguiente novela, ya que han pasado nueve años desde “La búsqueda de Yannick” y quiere reflejar su desarrollo personal. Zapata concluye que los mejores escritores están sobre los sesenta años. “Alain aún sigue con el biberón”, bromea, “se está creando a sí mismo porque no nace como el poeta”.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Two centuries of lost advances

“Blood of partisan” is Alain Martin Molina’s fifth book, based on an obscure Carlist figure

“Blood of partisan” is the fifth book of the young Santurtzian writer Alain Martin Molina, published by the Almud editorial. The novel was presented in the Tower House of Santurtzi alongside the mayor Aintzane Urkijo and writer Pablo Zapata, who was Alain’s teacher in school. “Authors like you and local artists will always be helped and welcomed”, announces Urkijo, “thank you for remembering your town”. The book was previously presented in Madrid, but Alain’s people are in Santurtzi and filled the room during the presentation.

Pablo Zapata, who helped creating a net of libraries, feels honored that a former student invited him instead of forgetting. The teacher stands up to speak and describes Alain’s career, who has published five books, articles in magazines and won prizes for tales with 36 years. Zapata says the novel is physically an “exquisite work that feels good” to explain nobody should ask Alain for free books “because they don’t grow in a tree”. The best thing that can be said about a novel is want to continue reading after the first chapter, which happened to Zapata twenty days before the presentation.

The background of the novel has two centuries of lost advances after “the two Spains” with intellectuals exiling for the Inquisition and Don Carlos. All of it because problems with Isabel II’s heritage, who couldn’t reign for being a woman. Spain became the country of late fruits and Fernando VII was, in Zapata’s words, “the worst that happened to the kingdom” for massacring the Constitution and jews who didn’t escape.


Spain is always losing brains

Pablo Zapata doesn’t want to speak for more than seven minutes because he has taken part in book presentations of one hour about nothing. Culture didn’t return to Spain until 1875 for the intellectuals made in Europe. He synthesizes that Spain has always lost its “illustrious and brilliant minds” for some reason or another. History repeated itself with 80% of intellectuals dying or exiling for the Spanish Civil War and the cultural “brain drain”.

“Nobody knows about the war because don’t read books or just by the winners”, elaborates Zapata, “foreign writers are more objective”. Before returning the word to Alain Martin Molina, he concludes that Spain “reads with the Index as censorship”. Half of Spanish homes don’t receive books or newspapers and engineers still vote “even if they only know about Engineering”.

Working on “Blood of partisan”, Alain noticed that Carlists from the south of Madrid were unknown in the popular Spanish culture. So he converted into a character “some guy called Palillos”, who appeared in some lacking documents and war reports since 1833. Alain realized it was the Carlist he needed and that would use fiction to “fill the holes of History”.


How the novel was made

Alain Martin Molina mimics Pablo Zapata standing up and joking that his speech was the reason he was invited to the presentation. “Blood of partisan” was started to be written in January 2015. Alain’s bibliography includes “The search for Yannick”, “The past was a war” and “A road to Santurtzi”, which was also based on the Castilian past, but the Spanish Civil War instead of Carlism. That interested a married couple of lawyers who suggested the next novel to be about Carlism at the south of Madrid, there was just one book about that.

The research started and Alain found the Salian Law, which didn’t let the baby Isabel II to rule and half of Spain demanded for Fernando VII’s brother Don Carlos to inherit the throne. It resulted in a seven-year war with an ideological and social background that even today is still relevant.

Palillos almost changed the present because reunited seven thousands of Carlists kilometers away from their origin door to door. The government realized that Madrid could be surrounded if Palillos attacked from the south and Tomas de Zumalacarregui from the north. It didn’t happen like that because the south had a system of guerrillas and sabotages to Isabelline troops.

Carlists defended Conservatism, so every place with regional codes of laws or “fueros” reunited against Isabel II and Canovas del Castillo punished them deleting them after the last war in 1876. Just fifteen years later, the National Basque Party (PNV) was formed to “return an identity lost with a war”.


Carlism still exists nowadays

Alain Martin Molina visited the Carlist Museum of Estella, which he calls illustrative for showing the ideology has been inherited. There are still Carlists asking for Don Carlos’s descendant being put into the throne, especially because the Spanish Constitution has to be changed because Felipe VI’s descendants are female.

“Blood of partisan” does the same transition from an historical past to current times because Carlists are defeated and stay in a secondary and obscure plane. The novel isn’t described as typical historic fiction because it has action, love and politics in a seven-year war period. Winners had statues and well-known names, while people who could change the present fall into obscurity.

On the other hand, losers disappear or they pass to History as “the symbol of evil”. That’s why the biggest task of writing historical fiction is not being historian and using misleading sources. Alain defines History as “the basis of the plot”, but the book isn’t a historic manual because he used fiction to fill the gaps.

A teacher in the audience says that Alain’s eyes shine when he talks about History. She describes the novel as experimental for showing the image of women as they were put into History, in the shadow of an important man. The wife of Palillos is a protagonist who helps the hero not to be cruel.


Contriving for the mind

Pablo Zapata states that Alain Martin Molina has “blood of writer” because, “unlike the poet who’s born like that”, he’s making himself. Nine years have passed since his first novel “The search for Yannick” and nowadays he doesn’t like it. He tries to capture a personal growth in literature trough anecdotes, trips and paternity. Zapata reminds that the best writers are above sixty years, he jokes “Alain is still with the feeding bottle”.


“Editorial processes are eternal”, expresses Alain, “and they commit mistakes even if they reread”. That’s why he wants to relax before trying to write his next book. Zapata adverts that good writers have to delete plenty of content and that he also cannot read his older works for embarrassment. Alain states that he doesn’t try to make a living trough books and his grandfather bookends “nothing is better for the human mind that contriving”.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Presentación de “Sangre de guerrillero”

Quinto libro del joven escritor santurtziarra

Alain Martin Molina presenta su quinto libro, “Sangre de guerrillero”, por la editorial Almud, junto a la alcaldesa Aintzane Urkijo y el escritor y profesor Pablo Zapata. Alain agradece la máxima disponibilidad de la alcaldesa y el Ayuntamiento de Santurtzi para y la “idoneidad para eventos” de la Casa Torre. “Autores como tú y los artistas locales siempre serán apoyados y bienvenidos”, agradece la alcaldesa, “gracias por acordarte de tu pueblo”.

“Sangre de guerrillero” fue previamente presentado en Madrid, pero es en Santurtzi donde puede recibir el apoyo de amigos, familia y compañeros de trabajo. Zapata ayudó en la creación de una red de bibliotecas, “es un honor que un ex alumno me invite a la presentación de su libro”, agradece, “en lugar de olvidarme”. El veterano escritor se levanta “para no ahogarse” y describe la carrera de Alain, quien ha publicado cinco libros, artículos en revistas y ha ganado premios por cuentos a sus 36 años.

Pablo Zapata describe físicamente la novela como una “obra primorosa de perfección que da gusto” para argumentar que nadie pida a Alain muestras gratis. “No tiene un árbol donde crecen” y explica que se deben comprar para saldar los gastos. Leyó la novela con veinte días de antelación y le ofrece “el mejor piropo” que se puede ofrecer a un libro. “Es querer seguir leyendo tras el primer capítulo”, por no describir mucho y ser una lectura rápida.


Dos siglos de avance perdidos

Pablo Zapata no quiere hablar durante más de siete minutos porque ha acudido a presentaciones sobre libros de “una hora para decir tonterías”. “Sangre de guerrillero” presenta “las dos Españas” como escenario. Los ilustres afrancesados como Moratinos o Goya se exiliaron y el país sufrió dos siglos de avance perdidos por culpa de Fernando VII.

España se convirtió en “el país de los frutos tardíos” y Fernando VII, “lo peor que ha pasado al reino”, masacra la Constitución y a quienes se quedaron. Con la muerte de Fernando VII, surgieron problemas por la herencia de la corona entre su hija Isabel II, al ser mujer, y su hermano.

No se recuperó la cultura hasta 1875 por los intelectuales españoles formados en Europa. “España siempre pierde a sus mentes ilustres y brillantes”, sintetiza Zapata, “por una razón o por otra”. La historia se repitió en la Guerra Civil Española con el 80% de intelectuales exiliados o fallecidos y el bajón cultural actual por la “fuga de cerebros”.

“Nadie tiene ni idea de la guerra”, elabora Zapata, “porque no ha leído libros o solo escritos por los ganadores”. Se debe leer a los extranjeros porque son objetivos, mientras que en España se lee “con el Índice”. “En la mitad de hogares españoles no entran libros o periódicos”, concluye antes de ceder la palabra a Alain, “un ingeniero solo sabe de Ingeniería e igualmente vota”.

Alain Martin Molina: “¡Aquí tengo al carlista que necesito!”

“Ahora sabéis por qué invito a Pablo a las presentaciones”, bromea Alain Martin Molina. Imitando a su profesor, se levanta para dirigirse al público y comienza a relatar la creación de “Sangre de guerrillero”. La novela histórica comenzó a escribirse en enero de 2015. Su bibliografía previa incluye “La búsqueda de Yannick”, “El pasado fue una guerra”, “Un camino hacia Santurtzi” y “El pasado fue una guerra”, basado en la Guerra Civil.

Un matrimonio manchego de abogados se interesó por Alain tras su última novela. Le propusieron enfocar su siguiente libro en el carlismo al sur de Madrid, ya que solo había basados en el País Vasco y Navarra. Le sugirieron investigar y documentarse en Castilla La Mancha. En 1833, Fernando VII falleció y las dos Españas se dividieron en carlistas e isabelinos.

Isabel II era un bebé en aquel entonces y media España pedía que gobernara Don Carlos, el hermano de Fernando VII. El resultado fue una guerra civil de siete años con un trasfondo ideológico y social que a día de hoy repercute. En la cultura española popular, se desconoce a los carlistas al sur de Madrid, así que Alain convirtió en personaje a “un tal Palillos” que aparecía en escasos documentos y partes de guerra a partir de 1833. “¡Aquí tengo al carlista que necesito!”, exclama el escritor, “usaba la ficción para rellenar los huecos de la Historia” en los años de los que no encontraba información.


Palillos casi cambia el presente

La guerra carlista se desarrolló de una forma totalmente diferente en el norte y en el sur de Madrid. El sur tenía un sistema de guerrillas y sabotajes a las tropas isabelinas. Palillos es una obscura figura que reclutó siete mil carlistas puerta por puerta a miles de kilómetros de su origen. El gobierno se olvidó de él para centrarse en defender el norte.

Entonces, se dieron cuenta que Madrid quedaría sitiada si Palillos la atacaba desde el sur y Tomás de Zumalacárregui por el norte. No sucedió así, pero se quedaron cerca de lograrlo y los carlistas fueron defenestrados tras perder las guerras. El carlismo defendía el conservadurismo, todos los lugares con fueros se unieron contra Isabel II. Como castigo, Cánovas del Castillo eliminó en 1976 los fueros tras la última derrota carlista. Tan solo quince años después, se creó el Partido Nacional Vasco como respuesta a habérseles arrebatado la identidad por el hecho de perder una guerra.

El carlismo también se ha heredado en la actualidad con un partido conservador con poca representación política fuera de Navarra. Tras visitar el Museo Carlista de Estella, “muy ilustrativo” según Alain Martin Molina, descubrió que todavía hay carlistas pidiendo que el descendiente de Don Carlos herede el trono porque la dinastía monárquica actual no es la apropiada. Hoy día el problema sigue con la descendencia femenina de Felipe VI.

“Se les arrebató la identidad por el hecho de perder una guerra”

La charla concluye con una reflexión acerca de que se debe cambiar la Constitución Española porque los herederos son mujeres. La novela realiza la misma transición de un pasado histórico a la actualidad. Los carlistas son derrotados y pasan a un plano secundario y oscuro en la historia española, escrita por los liberales. Por eso no es una novela histórica al uso, pues incluye acción, amor y política en un periodo de siete años en guerra.

“Los ganadores tienen estatuas”, explica Alain Martin Molina, “y nombres sonados”. La novela simplemente reivindica que Palillos pudo haber puesto en jaque al gobierno de Madrid y casi trae un presente diferente. “Cuando un bando pierde”, profundiza Alain, “desaparecen de la historia o queda marcado con el símbolo del malvado”.

“A Alain le brillan los ojos cuando habla de Historia”, revela una profesora en la audiencia que había leído “Sangre de guerrillero”. Describe la novela como una historia de amor entre el guerrillero y su mujer. Lo considera experimental por tratar a la mujer como la figura que ha tenido en la Historia, “a la sombra de un hombre que resalta”. La mujer de Palillos es un protagonista que ayuda al héroe a “pasar de la crueldad a la compasión”.

Alain describe la mayor complicación de escribir novela histórica con “correr el riesgo de no ser historiador” y que las fuentes no sean fidedignas. Tuvo que acceder a muchas referencias digitales porque solo existía un libro sobre el carlismo en La Mancha. Define la Historia como “el soporte del argumento”, no un manual porque se encarga de “rellenar los huecos”.


“Sangre de escritor”

“Los procesos editoriales son eternos”, expresa Alain, “y encima fallan a pesar de releer”. Antes de ponerse manos a la obra con otra novela, quiere disfrutar su descanso y valorar la evolución personal desde que publicó su primer libro, “viajes, personas, anécdotas y paternidad”. “Si leo la primera novela que publiqué”, confiesa el escritor refiriéndose a “La búsqueda de Yannick”, “no me agrada el resultado”. Han pasado nueve años desde que publicó su primer libro y plasma ese desarrollo engrandeciéndose a nivel personal. “El poeta nace, lo lleva dentro”, elabora Pablo Zapata, “el escritor se va haciendo”. Cita referentes mayores a sesenta años, “Alain está aún con el biberón”, bromea.


“Pobre del escritor que no borra”, advierte el veterano, “soy incapaz de mirarme al espejo un mes después de publicar”. Sin embargo, confía en que a Alain le augure un gran futuro. “Por si acaso no vivo de ello, tengo un trabajo”, concluye bromeando su ex alumno. Entre la audiencia, el abuelo de Alain cierra la charla con broche de oro recitando “no hay nada mejor para la mente de una persona que discurrir”.

La experiencia continua de la animación

Pedro Rivero y su pájaro drogadicto

Pedro Rivero está cumpliendo su sueño de realizar fábulas animadas para adultos tras trabajar durante veinte años “de mercenario” en encargos ajenos de cine vasco. La novela gráfica Psiconautas comenzó a adaptarse como un largometraje por Rivero y el escritor Alberto Vázquez en 2013, tras ganar el Goya mejor cortometraje en 2010 por Birdboy.

Las colaboraciones con Vázquez finalizaron tras ocho años de trabajar en La Crisis Carnívora, una película que le costó vender por ser animada y dirigida a un público adulto. Pasó de ser una fábula política a una “macarrada” animada casi para internet y malhablada con la que no podía mirar los ojos de su hijo.

El argumento de Psiconautas fue acortado para el cortometraje Birdboy, una obra independiente y auto-conclusiva con el objetivo de identificar a la audiencia con un pájaro drogadicto. Es un drama con elementos de comedia negra como viajes alucinógenos y policías abusones. La historia se cuenta con imágenes descriptivas en vez de acciones para mantener el mundo de Birdboy en silencio, como una leyenda negra.


Psiconautas: La olvidada animación adulta

Un psiconauta es un viajero de la mente, ya sea con droga o alcohol. Birdboy ganó cuarenta premios y redimió La Crisis Carnívora desde el punto de vista de Pedro Rivero. Puso a ambos directores en el mapa de la animación por evitar clichés del cine comercial como matar a todos los padres en una explosión.

Rivero considera que la animación es un trabajo que no debería repetir historias, sino temas a través de la transmisión cultural. Paradigmáticamente, se mejora la obra original con metáforas visuales como una paleta de color que separaba un antes y después de la explosión.


Birdboy evolucionó de un personaje pasivo que solo se drogaba para expandir la historia a más de una hora junto a Dinky y su grupo escapando de la isla. El camino se volvió más largo y peligroso. Se suprimieron flashbacks a favor de personajes durante el primer acto para poder contar la historia en un solo día.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Commercial template for a prequel movie saga

The Hobbit Trilogy codifies the Star Wars prequel formula can be applied to any popular franchise as a template to tie-in. Even if you’re not an expert, you can picture which parts of prequel sagas are marketing for the originals or stand-alone content like movies should be. This means The Phantom Menace was just a prelude of what The Hobbit became and Fantastic Animals could become.

If you want to adapt a novel in three films, the logical process is a movie each act. The Hobbit doesn’t follow a consistent three act structure because most of it has plot-irrelevant obstacles until the dragon. An Unexpected Journey has everything you want in a Hobbit film and leaves almost nothing for the sequels, but uses filler to establish “relevant” aspects in the future.


I haven’t seen the animated Hobbit yet, but probably won’t be a marketing strategy to announce pre-established films and shows that a duology would be enough to outshine this adaptation. Just two movies make perfect sense and Guillermo del Toro wanted it like that when he was going to film them. I like Desolation of Smaug the most for having more consistent rhythm, the best action pieces and character development (and a shitty love subplot). To bookend, Battle of the Five Armies is so ridiculous that looks a self-parody.

“Template” para sagas de precuelas en el cine

La Trilogía del Hobbit reivindica la fórmula de las precuelas de Star Wars para aplicar a cualquier franquicia

El Usuario Diverso me preguntó por Ask la razón de por qué me no me gusta mucho las películas del Hobbit. A pesar de que no soy un entendido de Tolkien, puedo notar que son más anuncios de la trilogía original que películas reales o defendibles por su cuenta. Me hace llegar a la conclusión de que La Amenaza Fantasma fue un preludio de lo que las sagas de precuelas cinematográficas como esta o Animales Fantásticos se convertirían en el presente.

La novela del Hobbit no se puede adaptar tal cual a película porque no sigue una estructura clásica de tres actos. La primera parte es la adaptación más lógica porque tiene el 75% de lo que te gustaría ver en una película sobre El Hobbit. El ritmo de novela y película es irregular porque podrías eliminar la gran mayoría de obstáculos hasta Smaug y el argumento no cambiaría mucho.

Aún no he visto la adaptación animada de Rankin y Bass, pero seguramente no sea una descarada estrategia de marketing por una productora para rellenar el vacío que su gallina de huevos de oro previa dejó, y de poder, expandirla a dos partes aunque no haya suficiente historia. La experiencia hubiera sido mejor como duología en vez de trilogía con relleno innecesario. Ni siquiera tiene sentido desde un punto de visto narratológico porque el clímax del primer acto debería ser llegar a la Montaña Solitaria y resumir lo que pasa después en una sola película, como lo previó Guillermo del Toro. En resumidas cuentas:

Un viaje inesperado: Solo se redime por tener la menor cantidad de relleno en las tres. Aunque establece elementos que se volverían muy patéticos en futuras entregas como el jefe orco. Es un sándwich de mierda porque las mejores partes están al principio y al final.

La desolación de Smaug: Es mi favorita por tener el ritmo más consistente que solo se rompe para incluir cosas que sí estaban en la novela o al menos desarrollaba a los personajes. Tiene escenas de acción geniales como las de Smaug o los barriles en el río. Pero no se libra de subtramas románticas tan genéricas que parecen querer competir con Crepúsculo.


La batalla de los cinco ejércitos: Es tan ridícula que parece una auto-parodia y hace querer una reedición en una o dos películas. Se quedaron sin material tan descaradamente que no recuerdo nada más que escenas malas, innecesarias o que parecían llevar a alguna parte pero se quedaban a medias.

Prelude to a Hobbit Trilogy review

The Phantom Menace was The Phantom Menace of movie prequel sagas

I dislike The Hobbit films, even if I’m not a Tolkien nerd, for being spots for the original trilogy instead of actual movies. The novel can’t be directly adapted into a three-act film unless the result is a bit disastrous like the Rankin and Bass animated. It’s a shameless marketing strategy by Warner to fill the void of Harry Potter after the Deadly Hallows two-parter paid-off.

I would like them more if they were a duology without the unnecessary filler, cameos of characters who didn’t appear in the novel and romantic subplot. If you analyze it from a narratological point of view, the first installment should have ended with the group arriving to the Lonely Mountain and just a second part for the rest. It’s obvious that Guillermo del Toro put the parameters when he was going to film the two-parter instead of Peter Jackson.

The first installment is the most logical adaptation and has the most memorable scenes of the novel, like the 75% of what you want to see. But the rhythm is irregular, like the novel itself, which is basically a trip where just the beginning and ending are important. You could delete the trolls, goblins, spiders and other obstacles until Smaug and the plot wouldn’t change much.


A paragraph for each film

An Unexpected Journey only redeems itself for having the least filler, but the orc chief is the lamest villain ever that the novel did just mention in the end. It’s a “shit sandwich” for having great beginning and end but crux with just some entertaining scene and too much obvious sequel-teasing.

The second Hobbit film is my favorite for having the most consistent pacing that only breaks its rhythm to include things that actually were on the novel. While the first installment has irregular pacing for the plot-irrelevant obstacles, Desolation of Smaug makes you forgive the spiders and elves for the character-development and having the best scenes of the trilogy. The barrel scene or fight against Smaug feel more like cinematic tropes instead of marketing strategies, which can’t be said for the Twilight-esque romantic subplot.


But the third is so bad that looks like an auto-parody and confirms the desire of having just a two-part adaptation. It’s very obvious they got without material to adapt and focused more on tying-in with the original trilogy so batlantly that George Lucas would take his hat off. It codified a pattern on prequel trilogies like Fantastic Animals and I remember nothing good but teasing scenes that could rock like Sauron or giant worms that do nothing.

¿Por qué me desagradan las películas del Hobbit?

Porque no son películas, son anuncios de la trilogía original. He leído la novela y sé que no da para una adaptación sin cambios a no ser que sea un poco desastrosa como la animada de Rankin y Bass. Se nota que es un intento descarado por parte de Warner para llenar el hueco que Harry Potter dejó y lo hicieron en dos partes por "Las Reliquias de la Muerte".

De hecho, me gustarían muchísimo más si fuese una duología que quitara el relleno innecesario, cameos de personajes que no aparecían en la novela y esa ridícula subtrama amorosa. Desde un punto de vista narratológico, tendría más sentido que la primera película terminase con la llegada a la Montaña Solitaria y la segunda fuese todo lo demás.

La primera película es la adaptación más lógica porque es básicamente lo que he explicado y tiene la mayor cantidad de escenas memorables de la novela. Se nota que Gillermo del Toro puso los parámetros cuando iba a adaptarla él en dos partes en vez de Peter Jackson. Es muy gracioso porque cubre un 75% de lo que quieres ver en una adaptación cinematográfica del Hobbit. ¡Y aún así tiene un ritmo muy irregular! Aunque es de agradecer que sea la de menos relleno. Pero el jefe orco es un villano aburridísimo que en la novela creo que lo mencionaban una vez al final y ya, no era necesario expandir su dong. Es un sándwich de mierda: principio y final buenos, nudo con escenas divertidas a ratos y sequel-teasing obvio.

La segunda es mi favorita porque tiene el ritmo más regular o consistente. Un problema con la novela original es que se reduce a un viaje en el que solo tiene importancia el principio y el final. Podrías eliminar los trolls, trasgos, arañas y demás obstáculos hasta llegar a Smaug y la trama poco cambiaría, sería simplemente un relato corto. La primera tiene ritmo irregular por eso, mientras que la segunda solo se siente rompe-ritmos, referente a las cosas que sí están en la novela, con lo de las arañas al principio. Pero lo perdono porque es reminiscente a los principios de 007 o Indiana Jones y tiene character-development. Es decir, lo veo más como un tropo cinematográfico que una estrategia de marketing. Las mejores escenas de la trilogía están aquí: el descenso de los barriles, la lucha contra Smaug... Me hace perdonar la subtrama amorosa crepuscular.

Pero la tercera es tan mala que me hace desear la eliminación del relleno innecesario para tener solo dos películas fieles a la novela. La tercera es nivel AMvs, pero de 20 minutos mínimo, parece una auto-parodia. Se nota mucho que se quedaron sin ideas y querían justificarse con tie-ins a la trilogía original tan batlantes que George Lucas se levantaría a aplaudir. No recuerdo nada bueno de esta película salvo probadas de escenas que podrían molar mucho pero luego no las llevaron a cabo como Sauron o los gusanos gigantes. Me hizo ver un patrón en las trilogías de precuelas como Animales Fantásticos.

Una versión resumida de mi opinión es la de Your Movies Suck, pero muy resumida.

jueves, 1 de diciembre de 2016

The road to Psiconautas

Pedro Rivero is finally making animated fables for adults

Pedro Rivero has been working for more than twenty years in animation since his incursion on 1989 Basque cinema. He has won two Goya prizes for Goomer and Birdboy. After working in many projects for other companies on the 90’s, in his words “like a mercenary”, he recently finished working on the full-length adaptation of the Psiconautas graphic novel.

The 21th century also started depressing for leaving the mercenary jobs at the expense of a hard to sell movie called The Carnivorous Crisis. Being animated and for adults, Rivero doubted what he was doing and the film flopped, putting him into such a depression he couldn’t look directly to his son’s eyes. For a thug appeal, the movie was made in Flash with rogue voice actors and a script that repeated “son of a bitch” more than 70 times.

The eight years gap on The Carnivorous Crisis put Rivero in such a grief that Alberto Vazquez’s bibliography made him realize it had to adapt it. Psiconautas had a gluttonous plot for a movie, but was made into the Birdboy short film not to repeat mistakes and to obtain a stand-alone piece. Both authors met to develop a prequel of what could become a feature film for theatres.


Relating to a druggie bird

A psiconaut like Birdboy is a traveler of the mind, in words of Pedro Rivero, like going everyday to the bar. The short film won more than forty prizes and put both creators into the map and they didn’t doubt on spending the following years working in the expanded adaptation now that they could. Rivero highly criticizes live-action clichés like recording fast and emotionless flashbacks.

Birdboy starts with an explosion that kills every father of an island and corrupted their sons like The Carnivorous Crisis did to Rivero, in his own words. Animation is used for visual metaphors with woodland critters that live in a world made of lies. The color palette changes after the accident and represents the characters in their home not being part of a family.

Rivero and Vazquez use descriptive images instead of words because actions don’t cover the entire visual specter. Birdboy’s world is maintained on silence so the emotions can be shown without words “as a black legend”. The drama has some elements of dark comedy like trips and asshole cops without forgetting the character development which relies under the story.


Paradigmatic improvement over the source

To expand the story more than an hour long, Birdboy didn’t just take drugs as a passive character. His relationship with Dinky is in the foreground because animators really liked it. While the main plot was stated to be Dinky’s group trying to escape from the island and Birdboy maybe joining them. The novel could only cover fifty minutes of screentime, so the road became dangerous.

Psiconautas was conceived as a movie in 2010 thanks to the success of Birdboy, but started being made in 2013. Pedro Rivero defines cinema as a continuous experience that shouldn’t repeat the same story and thematically could use cultural transmission after the death.


Characters like Birdboy’s father were put instead of more flashbacks and every important character is described in the first act. The story is told in a single day with comedic relief by Reloggio. All the backstory was moved to the beginning so Rivero could work in the animatic and Vazquez in the storyboard at the same time. Too bookend, Birdboy is introduced trough a nightmare from the climax.